LUMBALGIA
in Blog

¿Lumbalgia o dolor de espalda baja?

La Organización Mundial de la Salud (OMS) señala que el dolor de espalda baja (lumbalgia) no es ni una enfermedad ni una entidad diagnóstica, sino que se trata del dolor de duración variable

en un área de la anatomía, afectada de manera tan frecuente que se ha convertido en un paradigma de respuestas a estímulos externos e internos. Su frecuencia es similar en el mundo y tiene altos rangos de discapacidad e incapacidad para laborar, así como afección en la calidad de vida. En muchas ocasiones el origen es oscuro y sólo en una minoría de los casos hay una explicación directa con una enfermedad orgánica existente.

¿Qué es la Lumbalgia?

Se define como el síndrome doloroso localizado en la región lumbar con irradiación eventual a la región glútea, las caderas o la parte distal del abdomen. En el estado agudo, este síndrome se agrava por todos los movimientos y en la forma crónica solamente por ciertos movimientos de la columna lumbar. Cuando al cuadro doloroso se agrega un compromiso neurológico radicular, la lumbalgia se convierte en lumbociática y el dolor es entonces referido a una o ambas extremidades pélvicas. La lumbalgia es una queja frecuente en la consulta; la mayor parte de los casos corresponde a causas mecánicas de la columna vertebral y/o musculatura paravertebral.

Alrededor de 70-80% de las personas presentará lumbalgia en alguna etapa de su vida. Su importancia radica en la incapacidad que provoca para continuar desarrollando actividades cotidianas, así como por la incapacidad laboral que origina y porque merma la calidad de vida. Afecta por igual a hombres y mujeres, con inicio más frecuente a la edad de 30-50 años. Es la causa más común de discapacidad relacionada con el trabajo en gente menor de 45 años y la que más gastos genera laboralmente en términos de compensación a los trabajadores y gastos médicos.

¿Qué lo origina?

Es sabido que el cuadro original de lumbalgia generalmente es de inicio agudo, mientras que la recurrencia ulterior tiende a aparecer en forma insidiosa. Se debe tener en cuenta que un porcentaje de casos con esta patología está asociado a neoplasias, infecciones o patologías en órganos adyacentes. Hay que considerar que la lumbalgia es un síndrome que puede provenir de distintas patologías y tener en mente el concepto de signos de alarma para distinguir entre los que se autolimitan y entre los que tienen una enfermedad de fondo de trascendencia. Habitualmente se presenta después de un gran esfuerzo (al realizar flexión o torsión); el paciente expresa que siente que algo se rompió en la región lumbar con el inicio del dolor.

¿Cómo se diagnóstica?

El diagnóstico no es sencillo por la falta de correlación del cuadro clínico con los estudios de imagen y en ocasiones son necesarios estudios de alta tecnología como la resonancia magnética o la tomografía de columna. El interrogatorio y la revisión clínica son muy importantes además de evaluar afección sistémica que pueda causar el dolor, el estrés social o psicológico y la presencia de compromiso neurológico inicial que pueda orientar hacia un tratamiento quirúrgico. Se han encontrado algunos síntomas de alarma o “banderas rojas” que conducen a una investigación más profunda:

-Infección del tracto urinario.

-Uso prolongado de esteroides .

-Dolor en aumento que no calma con el reposo.

-Incontinencia vesical y rectal.

-Retención urinaria con incontinencia por rebosamiento.

-Inmunosupresión.

-Pérdida de peso.

-Fiebre.

-Manifestaciones articulares inflamatorias.

Durante el primer episodio de lumbalgia y en ausencia de datos que orienten a banderas rojas, no es necesario tomar estudios de imagen de alta tecnología, ya que no aportan nada al diagnóstico del paciente. Se solicitan exámenes radiográficos simples. Solamente ante la sospecha de otro tipo de patología se solicitan este tipo de estudios.

Otros Datos Importantes:

Algunos de los diagnósticos mas frecuentes son lumbalgia, cervicalgia, estenosis ósea de canal lumbar (conducto lumbar estrecho), hernias de disco, espondilolistesis, fracturas por osteoporosis, enfermedad por metástasis a cuerpos vertebrales, espondilodiscitis infecciosas, procesos inflamatorios de articulaciones facetarias y sacroiliacas.

Dentro del tratamiento de la lumbalgia se considera que lo mejor es la prevención.

De modo que se deben evitar las malas posturas, la obesidad, el sedentarismo y los deportes de alto impacto sin entrenamiento adecuado. Es necesario aprender a cargar objetos pesados, controlar el estrés y fortalecer el abdomen mediante ejercicios. También es importante tener en cuenta e informar al paciente que 80% de las personas con lumbalgia está libre de dolor en un lapso de cuatro semanas y que no debe tener reposo absoluto (excepto los individuos con lumbociatalgia, que lo deben llevar por cuatro días).

También es importante enfatizar que la automedicación en caso de lumbalgias o cervicalgias no es recomendable debido a que el tratamiento que ha sido exitoso en algunos pacientes no tiene el mismo efecto en otros y se pueden enmascarar síntomas de importancia. Es necesario el estudio clínico de cada paciente en forma individualizada de acuerdo al modo de inicio, tiempo de evolución, sintomatología y localización de la misma, presencia de “banderas rojas” en la evolución y respuesta a tratamientos previos. Con esta información el especialista en columna puede determinar el plan de diagnóstico y tratamiento, los estudios necesarios y las medidas a seguir para la mejor resolución de la patología por la que se le consulta.


Por el Dr. Luis Néstor Gómez Espinosa Especialista en Ortopedia y Traumatología por la UNAM, con Sub Especialidad en fracturas Complicadas e Infecciones Óseas por UMAE y Sub Especialidad en Cirugía de Columna por la UMAE. Si deseas agendar una cita con el Dr. Luis Néstor Gómez Espinosa marca al 9000 2222 Ext. 132 0 103 o bien ponte en contacto en nuestro chat en vivo en www.sportsclinic.com.mx o redes sociales: Facebook y Twitter: @Sports Clinic Mex  e Instagram @SportsClinic1